Ciudades se transforman en inteligentes

Ciudades se transforman en inteligentes

Algunos pensaron que los teléfonos inteligentes serían el final de la cadena. Luego llegaron los electrodomésticos inteligentes y las casas con las mismas características. Parece que leyeran la mente, que tuvieran emociones y descubrieran lo que cada persona quiere. Estos aparatos trabajan de acuerdo a un diseño estándar capaz de dar confort. Poco a poco podríamos formar parte de las nuevas ciudades inteligentes. Y esto sería garantía de mayor vida para el planeta.

El mundo como lo conocemos terminará antes de lo esperado si no se actúa pronto. Las ciudades son cunas de oportunidades laborales y conocimientos, son necesarias para el crecimiento económico. De acuerdo a investigaciones realizadas por el  Instituto Global McKinsey, en el 2025 aproximadamente el 60% del PIB global se concentrará en solo 600 ciudades.

Sostenibilidad y equilibrio

Por lo general la falta de planificación y la sobrepoblación trae consigo la desigualdad en las urbes, empeorando con el transcurrir del tiempo especialmente en América Latina. Por eso, en septiembre de 2016 la Organización de las Naciones Unidas aseguró el desarrollo de una agenda urbana, para llevar a las ciudades sostenibilidad y generar un ambiente equitativo.

Energía alternativa es la solución. En una ciudad inteligente la electricidad se obtiene por parques eólicos y centrales de biomasa. Los edificios cuentan con paneles solares para intercambiar energía con la red general o simplemente almacenarla en una batería para su uso nocturno.

Ciudades se transforman en inteligentes

 

Los postes de energía en calles o autopistas serían capaces de apagarse o encenderse cuando un peatón o un vehículo transiten por el lugar, de igual manera, los semáforos cambiarían la luz de acuerdo a la función del tráfico. Los accidentes de tránsito se detectarían para actuar de inmediato en el cambio del tráfico.

El sistema de cloacas y tuberías trabajaría automáticamente de acuerdo al clima, si hay fuerte lluvia en la ciudad, se regularía la apertura de las tuberías.

Proyecto Smart Cities

El proyecto de Smart Cities, no solo significaría un cambio positivo en la calidad de vida de los ciudadanos, sino que se transforma en un respiro para el medio ambiente. Las ciudades del mundo, cubren un poco más del 3% de la superficie terrestre, una cifra que significa nada. Pero generan tres cuartas partes de las emisiones de carbono.

Los latinoamericanos están expuestos a diario a situaciones contaminantes en cada uno de sus espacios. Respirar aire fresco es imposible en algunas regiones, protagonizadas por la tala indiscriminada, construcciones sin ningún tipo de regulación y abuso de los mismos habitantes con fallas tremendas en el sistema educativo, que generan desconocimiento o despreocupación en estos temas.

Ciudades se transforman en inteligentes

Una ciudad inteligente no solo tiene Wi-Fi, cuenta con aspectos que exponen tranquilidad para el futuro. Están hechas para crecer orgánicamente, evitar ser un factor contaminante y producir su propia energía.

¿Qué hace falta para lograrlo? La respuesta es compleja, pero se centra en compromiso por parte de los ciudadanos para presionar a sus gobernantes. Todos los seres que habitamos este planeta, debemos estar conscientes de las consecuencias que están por venir de seguir viviendo como lo hacemos. Al usar todas las herramientas posibles, como la tecnología, la solución será más sencilla.

El compromiso de cambio, es un asunto global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here